La chica de los anteojos

Quiero contar una historia,
Que la llena el amor y misterio;
Quiero cantar un verso
Con un final incompleto.

La vida quiso enseñarme una lección,
Y con sus profundos ojos amarillos,
Dejaría de ser un náufrago,
En el mar de mi temor.

Viajaba en un bus oxidado por el sol,
Vacío y pensativo. Indiferente a la razón,
Y la chica de los anteojos
Con una sonrisa, mi atención atrapo.

Bajo sus anteojos
Belleza pude ver,
Y con un rojizo encanto
Una utopía me hizo entender.

Bajo su dulce sonrisa;
La felicidad pude conocer…
Bajo sus ojos candentes
La compasión me volvió a crecer.

¡Ahora alma! vacía y frágil,
Tus ojos la buscan
En los muchos mares.

Cada mañana su rostro
Con sigilo quería encontrar,
Y bajo el ruido de la muchedumbre,
La melodía de su voz pude deleitar.

El tiempo se convertía en nada,
En el flujo de su espacio-tiempo,
Cuando sus dulces ideas
Hablaban del extraño universo.

En el silencio de mis entrañas;
Buscaba una explicación,
Para poder susurrar al oído
Lo que sentía mi corazón.

Porque bajo el cristal de sus ojos
Existía el color de la fantasía
Llenos, de una sutil melancolía.

Sin palabras ambiguas
Le quise escribir con el silencio;
Mis más íntimos conocimientos.

Pero fue tarde en el bus del olvido
Pues nunca la volví a ver,
Tan solo me regalaste una anécdota
De un amor escrito a papel.


	

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s